La Sierra del Sueve

Sierra del SueveLa Sierra del Sueve, se sitúa en la zona centro-oriental asturiana ocupando una superficie de 81 Km2 repartidos por los concejos de Caravia, Colunga, Ribadesella, Piloña y Parres. Es un macizo calcáreo, que surge junto al mar lo que le confiere una gran singularidad, y representa un enclave de gran interés para la conservación de algunos elementos naturales en un territorio tan alterado como es la costa asturiana. Otra de las razones para su protección es el gran valor paisajístico y ecológico.

Es un espacio húmedo y lluvioso, con temperaturas suavizadas por la proximidad al mar. En las cumbres son abundantes las nieblas, debido al efecto ladera y es común la incidencia de los vientos.

Hayedo de La BiesconaLa Sierra del Sueve conserva algunos retazos de arbolado que, por su calidad, adquieren una especial significación. Es de destacar en este sentido el hayedo de la Biescona, al Norte de la sierra, entre Sueve y El Fito. Este bosque de hayas es, probablemente, el más cercano a la costa de toda Asturias. En las zonas externas de la sierra aparecen, dispersas entre las áreas de matorral y las praderías, pequeñas extensiones de carbayeras (castañedos) y restos de plantaciones arbóreas de pino y eucalipto. Sin embargo, lo más destacable son las formaciones arboladas del interior de la sierra en el extremo Norte.

La FayonaSe trata de bosquetes en los que dominan los acebos y las espineras, que contienen también otras especies como hayas, fresnos, abedules, avellanos, olmos, arces y tejos.

Además de las áreas de pastos, hay que señalar la existencia en la base del macizo por la vertiente Norte, y a favor de unas particulares condiciones microclimáticas, un enclave de especial interés por la presencia de un conjunto de helechos cuya distribución, generalmente tropical o macaronésica, hace que sean muy raros, no sólo en Asturias sino en toda Europa.

De la fauna existente se puede citar la gran abundancia de zorros, que encuentran aquí muchas zonas de refugio y cría, y las frecuentes incursiones de los jabalíes. Además, desde el año 1.960 existe en la sierra una población de gamos, introducida con fines cinegéticos que se ha adaptado perfectamente a este ambiente y comparte el espacio y el alimento con la cabaña ganadera en la que destaca la conservación del asturcón.

Algunos ejemplares de ciervo habitan en torno al hayedo de la Biescona. El alimoche es, entre las grandes aves, la más fácilmente observable en las crestas y altas laderas de la sierra. También destaca la presencia de ejemplares aislados de buitre provenientes de la zona de Cuera.